Mundo Universitario - UCA

martes, 5 de agosto de 2008

CUANDO LAS CULTURAS SE MEZCLAN

Hace unos días tuve la oportunidad de visitar el Norte de la argentina y me encontré con un panorama bastante particular, y sorprendente, por cierto. Y es que me llamó considerablemente la atención observar que en casas de barro, adobe y techos de paja (o cualquier cosa que pueda ser usada para no permitir el paso de la lluvia) había un elemento predominante y que sin duda desencajaba rotundamente: antenas de DirecTv.

La imagen se repetía constantemente; ranchos, casas muy precarias, en algunos casos sin puerta ni ventanas, siempre lucían en su exterior aquellas antenas grises que no dejaban de impactarme. La hibridez era total. Pero esto se acentúa mucho más si tenemos en cuenta la cultura y el estilo de vida que llevan los habitantes de pueblos como Purmamarca, Tilcara o Humahuaca, en la provincia de Jujuy, donde se producía este fenómeno. Desde ya cabe señalar que no existe la más mínima formación académica ni profesional para la mayoría de los habitantes de estos lugares, por lo que su única fuente de ingresos proviene básicamente del turismo y todo aquello que puedan vender en las ferias durante las temporadas de mayor caudal turístico. En algunos casos, hasta los más chicos salen a las calles a caminar con sus cabritas para tomarse fotos con la gente y así obtener alguna que otra monedita. El caso mas notorio fue el de un chico de unos 4 años que me ofreció cantarme una coplita (típica música norteña), a lo que accedí, y al que después le di $4 a modo de propina. Su cara se transformó automáticamente y rápidamente corrió hacia el interior de su casa que estaba ubicada a pocos metros. Me quedé mirando, mucho más sorprendido que él. Su casa tampoco tenía puerta, el techo era un cartel de Coca – Cola asegurado con montones de piedras para que no se volara, pero la antena de DirecTv brillaba en lo alto (2mts) de aquella precaria construcción.


Al pensar en esto, entonces, me imagino la gran revolución y choque cultural que se produce cuando este chico prenda su televisor y se encuentre con Bailando por un Sueño o cualquier noticiero. Recordemos que este pequeño que me acababa de cantar su coplita, de tez muy oscura, con escasa vestimenta y una visión de la realidad sumamente acotada, más tarde se sometería a la visión de la realidad que le presentarían los medios. De este modo, el cambio se produce bruscamente, y la cultura nativa se va empapando a pasos agigantados con la paupérrima cultura mediática.

Les dejo la foto que ilustra aquello que viví, y que sin duda los sorprenderá tanto como a mí.


Ignacio Aguilar
Estudiante Segundo Año de Comunicación Publicitaria e Institucional
Universidad Católica Argentina

1 comentario:

Mrs. Jane Doe dijo...

yendo m'as lejos, el otro d'ia conoc'i, en nueva zelanda, a un chico de descendencia hind'u, nacido en canad'a, con un tatuaje que dec'ia HASTA LA VICTORIA SIEMPRE.
S'i, el tatuaje en espaniol.

Cuando las culturas se mezclan tanto dejan de ser culturas. La visi'on de la realidad es s'olo una percepci'on, por eso no existe realidad. Salvo la qu'imica y la matem'atica.