Mundo Universitario - UCA

viernes, 29 de junio de 2007

TEORIA DE LA DEPENDENCIA

En las formas contemporáneas de sociedad, el ámbito de experiencia vivida directamente por el individuo es limitado respecto a la parte de realidad social que cada uno de nosotros conoce sólo por medio de la comunicación de masas.

Partiendo de esta base, el modelo de Ball Rokeach y DeFleur subraya la naturaleza sistemática de las influencias de los media, y se enfrenta a la cuestión de “definir los factores sociales que determinan la amplitud y el tipo de efectos de los media” (FEJES. F, 1984)

La amplitud e intensidad de estos efectos, dependen del grado de dependencia que los otros componentes del sistema social y los individuos mismos tienen del sistema de los media. Esta condición, es el resultado del entrelazamiento entre variables de tipo estructural, contextual, medial, interpersonal e individual.

Las relaciones de interdependencia entre el sistema comunicativo y los otros sistemas sociales definen los límites estructurales de la acción de los propios media, y por consecuencia los del flujo de información de los que dependen las personas.

Es un modelo interesante, ya que en vez de plantear hipótesis con efectos universales (desligados de los contextos sociales, culturales y económicos), mantiene una estrecha conexión entre caracteres del contexto y tipos de dependencia, consistiendo en individualizar las peculiaridades “locales” respecto a las influencias; a partir del hecho de que las relaciones entre el sistema de los media y el sistema social varían de situación en situación.

Los tipos de dependencia que se determinan son los siguientes:


  1. Dependencia Cognitiva: Se basa en la necesidad de referirse a los media para poder obtener el conocimiento de la mayor parte de la realidad social ( Ésta es una necesidad “aumentada” por el hecho de que los consumidores por lo general no poseen otros estándares extramediales para confrontar la veracidad de los universos difundidos por los media )

  2. Dependencia en la Orientación (dividida en orientación a la acción y a la interacción): se puede observar, que los media son un factor central para que la interacción social ocurra.

  3. Dependencia en la actividad del ocio (a nivel individual y social) : En cuanto a este tipo de dependencia, se puede hacer referencia a las observaciones de Lull (1980) acerca de los usos sociales del medio televisivo: Cuando la fruición televisiva en el ámbito familiar se da con fines relacionales, puede proporcionar a esos componentes de la familia la oportunidad de utilizar juntos ocasiones de entretenimiento que ayuden a promocionar la armonía familiar, y a reducir el umbral conflictivo que pueda haber.


Finalmente, se puede decir que cada individuo que conforma el sistema social tiene la posibilidad de construir su propio sistema de medios para satisfacer esas dependencias.

Cuanto mayor es la dependencia, mayor es el involucramiento que se da hacia el mensaje y el emisor, y hacia la posibilidad de efectos de los mensajes en los medios.

Bibliografía:

Wolf, Mauro. "La investigación de la comunicación de masas". Paidós. Barcelona, 1987


Realizado por: Sofía Citro

No hay comentarios: